! Vaya lío estamos montando, eh¡

Este texto ha circulado por alguna manifestación. No es un texto consensuado en asamblea. Pero sí es una de las voces de Gamonal.

(Nota: El texto utiliza el femenino para contrarrestar el lenguaje sexista. Se entiende bien,  ¿no?)

En estos días, miles de sensaciones  nos recorren el cuerpo como un escalofrío y sentimos la emoción de estar volcándonos en los asuntos comunes, por una dichosa vez olvidando nuestro cada vez más aburrido día a día. Y algunas personas tenemos la sensación de que hay que seguir reflexionando sobre lo que queremos y los métodos para conseguirlo. Y por eso compartimos esto…

¿Qué queremos? No lo sabemos exactamente, aunque quizá si sepamos algunas cosas que no queremos. No queremos que nadie usurpe nuestra voz. No queremos ser utilizadas para generar la riqueza de unos pocos. No queremos sentirnos impotentes y humilladas. No queremos ser presas del aburrimiento. Quizá queramos recuperar nuestro barrio, decidir sobre nuestras vidas, estar juntas, soñar juntas, pelear juntas, sacarnos entre todas las castañas del fuego. ¿podríais describir la emoción de sentir la complicidad de vuestros vecinos y vecinas en estos días de agitación? Nosotras no podemos, pero la llevamos dentro. Y queremos seguir sintiéndola. Eso queremos.

¿Cómo lo podemos hacer? Despacio, porque tenemos mucha prisa. Mediante la autoorganización y el apoyo mutuo. La asamblea es la única forma organizativa que garantiza la independencia de las vecinas, de las de abajo, de las que ponemos nuestro sudor y nuestras calamidades al servicio de sus privilegios. Con paciencia, generosidad y responsabilidad. Sin representantes. Si es caso, con delegadas elegidas, rotatorias y revocables cuya labor es obedecer a la asamblea. Políticos, siglas, banderas y asociaciones sobran en esto. Hemos demostrado con contundencia que no hacen ninguna falta. Venga quien sea  a participar y guárdense sus insignias. Aquí manda el pueblo y nadie ha solicitado intermediarias (sospechamos que el poder corrompe).

 ¿Quiénes somos? No somos nadie, pero tenemos fuerza. Hay currelas, gente en paro, abuelas, jóvenes, niños, inmigrantes…  Lo que tenemos en común es que han conseguido explotarnos y separarnos. Y también que durante mucho tiempo se nos había olvidado qué era eso de lo común. Ahora podemos recuperar el tiempo perdido. No somos nadie, pero hemos demostrado honestidad y valentía.

¿Queremos algo más? Sí, muchas cosas. Ya las iremos hablando. Una mujer quisiera hablar de las humillaciones que sufre por los insultos de su marido. Un niño inquieto dice que se aburre seis horas al día sentado en un pupitre. Un chaval marroquí comenta que su jefe no le ha pagado y una chavala del barrio que ha sido despedida por no querer hacer horas extra. Unos jóvenes necesitan un espacio para encontrarse y conspirar para transformar el mundo y ven que hay muchos vacíos y abandonados por los alrededores. Una familia con pocos recursos dice que no puede encender la calefacción y a otra la han echado de su casa. Un padre se lamenta de que su hijo está en una cárcel de menores porque no pudo pagar un abogado en condiciones. Ya las iremos hablando. Y quizá podamos redescubrir qué significaba aquello del apoyo mutuo. Una última cosa: gracias a todas, estos días algunas de nosotras hemos vuelto a sentirnos vivas y hasta hemos derramado lágrimas (y por una maldita vez no eran de rabia sino de emoción).

POR LA ABSOLUCIÓN DE LAS LUCHADORAS

TODO EL PODER A LAS ASAMBLEAS

GAMONAL NI UN PASO ATRÁS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s